lunes, 22 de febrero de 2010

Propuesta Ideológica de "LA RANA QUE QUERÍA SER AUTÉNTICA", de Augusto Monterroso, lo denotado y lo connotado


Esta vez nos encontramos resaltando dos aspectos literarios muy interesantes: “lo denotado y lo connotado”, y lo haremos analizando el texto de la fábula de Augusto Monterroso “La rana que Quería ser Auténtica”, que como podremos apreciar, el contenido a mi parecer irónico de la misma, incluye muchos aspectos interesantes para realzar estos temas.
Para ello como las otras veces, es sumamente necesario considerar el concepto y significado de los términos involucrados en nuestro análisis, como puede ser: “Denotado o denotación; Connotado o connotación”.

LO DENOTADO:

En términos simples podemos explicar que denotado es: “lo que señalamos y describimos tal cual aparecen en nuestros sentidos”, es decir, es el significado literal.
Además, aclaramos aún más lo que significa si consideramos que llamamos denotacióna la capacidad de la lengua para nombrar las cosas reales, a través de la denotación señalamos y describimos sus características tal cual aparecen ante nuestros sentidos”.

Entonces, en la fábula de Monterroso, podemos considerar que se denota en las partes donde se lee:

“… buscando su ansiada autenticidad. A veces parecía encontrarla… según su humor de ese día o dela hora…”
“… Y comenzó a peinarse y a vestirse y desvestirse… para saber si los demás la aprobaban…”
“…Quería ser una Rana auténtica…”
“…Un día observó que lo que más admiraban de ella, era su cuerpo…”
“…Se dedicó a hacer sentadillas y a saltar y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores...”

LO CONNOTADO:

Es una frase que tiene doble sentido, o un sentido figurado, es decir, propone un significado diferente del que se ve superficialmente.”
Llamamos connotación a la capacidad de la lengua para sugerir otro sentido del habitual de las cosas, A través de la connotación podemos comunicar no sólo sus características reales, sino sugerir otras posibilidades de entender el mensaje”.

Entonces, en la fábula de la rana que quería ser auténtica, podemos encontrar que lo connotado es, entre otras partes:

“… Al principio se compró un espejo en que se miraba largamente buscando su ansiada autenticidad”
“… Observó Que lo que mas admiraban era su cuerpo… de manera que se dedicó a hacer sentadillas… para tener ancas cada vez mejores, y sentía que todos aplaudían…”
“… Y así seguía haciendo esfuerzos, hasta que, dispuesta a cualquier cosa… se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuadno decían que qué buena Rana, que parecía pollo...”



LA PROPUESTA IDEOLÓGICA DE LA FÁBULA:

A mi parecer, esta fábula propone un análisis un tanto irónico del error que todos podemos cometer al momento de querer encontrar nuestra autenticidad, es decir, al momento de encontrarnos a nosotros mismos, nuestra identidad individual, y que caemos en el error de querer encontrarla en base a la opinión que los demás tengan de nosotros mismos, siendo que nuestra autenticidad únicamente la podemos encontrar dentro de nosotros, en base a lo que nosotros consideremos como auténtico y que sepamos a conciencia que somos.

La fábula nos muestra las consecuencias de lo que este error puede llevar, pues nos esforzaremos en complacer y en demostrar a los demás lo que creemos que ellos buscan, al extremo de incluso perder por completo nuestra autenticidad y aparentando ser lo que no somos, como en el caso de la rana que hizo tanto ejercicio para que siguieran admirando sus piernas, que ella consideraba era lo que haría que los demás la consideraran auténtica, pero lo único que consiguió fue parecerse a alguien más, en este caso a un pollo, ante lo cual, el autor connota su idea principal; “debemos ser auténticos siendo nosotros mismos, no buscando lo que otros quieren de nosotros. Simplemente debemos ser lo que somos, aceptarlo y valorarlo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada